Qué es el pie diabético: causas

La diabetes hace que el pie sea más susceptible a padecer infecciones, heridas…
El pie diabético es un pie de riesgo por los siguientes tres motivos:
• El pie pierde sensibilidad, con lo que se hace difícil notar el dolor provocado por roces, ampollas, heridas…
• La circulación sanguínea puede estar alterada de modo que cualquier herida tardará más en cicatrizar.
• El sistema de protección del cuerpo ante infecciones puede estar alterado, por lo que es más fácil que estas heridas se infecten.

Las alteraciones del pie son una fuente de morbilidad y la causa más frecuente de hospitalización por Diabetes Melitus, con complicaciones como la ulceración, la infección, la gangrena y la amputación. La tasa de amputaciones oscila entre el 2,5 y 6 de cada 1000 pacientes al año, siendo el riesgo de 8 a 15 veces mayor para los diabéticos.

La úlcera es el precursor más frecuente de la amputación y alarga la estancia media hospitalaria de los pacientes con diabetes en un 59%. Es por ello que se debe actuar de forma preventiva, evitando su aparición Existen otras enfermedades (que cursan con neuropatía periférica y/o alteraciones circulatorias) que implican complicaciones similares: ciertas enfermedades reumáticas, la espina bífida, la patología degenerativa de la columna vertebral, etc...

Cap 18: "Organización funcional de una unidad de pie diabético: Posibilidades de integración con podología" Autores: R.M Moreno Carriles y Ana Esther Levy.
Incluído en la obra "Pie diabético- Diabetic Foot". Autor: Carlos Vaquero (HCU de Valladolid. Angiología y Cirujía Vascular) ISBN 9788461593361

Zonas propensas a sufrir lesiones

pie diabético

  • Before-Pie Diabético
    After-Pie Diabético
    BeforePie DiabéticoAfter

(Deslice el cursor o toque con el dedo sobre la imagen)

Las heridas se generan por una combinación de factores presentes en el paciente diabético:

  • Riego deficiente en las extremidades que impide una correcta cicatrización de las heridas
  • La reducción o ausencia de sensibilidad
  • La falta de hábito del paciente diabético para observar regularmente sus extremidades en busca de pequeñas lesiones
  • Reducción de la agudeza visual provocada por la propia enfermedad, que dificulta la detección precoz de lesiones en las extremidades inferiores

    Síntomas del pie diabético

    Con frecuencia, los signos y síntomas iniciales del pie diabético pasan desapercibidos, bien por desconocimiento, o bien porque la falta de sensibilidad impide detectar las molestias derivadas de la alteración circulatoria.
    Debemos estar atentos y consultar a los profesionales ante cualquiera de estos síntomas:

    • Hormigueo, calambres, pérdida de fuerza y/o estabilidad, dolor al caminar en la planta del pie o en la pantorrilla.
    • Cambios en el color de la piel y en su temperatura (frialdad, palidez, tono azulado)
    • Pérdida de vello, caída espontánea de las uñas o cambios en su aspecto (engrosamiento, fisuras)
    • Aparición de heridas que no cicatrizan

    Complicaciones del pie diabético

    Las principales complicaciones relacionadas con el pie diabético son:
    • La aparición de úlceras que no cicatrizan
    • La aparición de infecciones y /o fracturas espontáneas que pueden acabar en amputación e incluso muerte

    Evaluación del pie diabético

    No todos los diabéticos tienen un pie diabético pero es necesaria la valoración periódica de la sensibilidad, de la circulación sanguínea y del estado articular para un correcto diagnóstico.
    La exploración de los pulsos mediante Doppler, el análisis de la sensibilidad vibratoria, los reflejos y el examen con el monofilamento de Semmens-Wenstein son obligados para conocer el nivel de riesgo de cada paciente

Somos un referente en el tratamiento del pie diabético

Hemos participado en la creación de la Unidad de pie diabético del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, formando parte durante más de diez años de su equipo médico, con el que seguimos colaborando en la actualidad. También colaboramos con cirujanos vasculares, endocrinos e internistas de varios hospitales públicos y privados de la Comunidad de Madrid

Cómo tratar el pie diabético

El tratamiento adecuado del pie diabético requiere una formación clínica especializada y gran experiencia en su manejo, ya que son muchos y complejos los factores a controlar.
El manejo adecuado de la ulceración, la infección, la enfermedad vascular, los niveles óptimos de glucosa y el control de las deformidades mediante dispositivos de descarga especiales son decisivos para salvar la extremidad.

Los profesionales de LEVEN actúan en diferentes áreas para curar la herida y evitar su reaparición:

  • Tratamiento clínico de la herida para permitir su cicatrización
  • Seguimiento permanente del paciente a distancia mediante Teleasistencia con el fín de seguir su evolución y detectar irregularidades
  • Estudio de los apoyos del pie, para corregir la pisada y prevenir la aparición de nuevas heridas
  • Estudio del calzado del paciente y aplicación en su caso de calzado especial para prevenir la aparición de nuevas lesiones
  • Labor de orientación y formación sobre los riesgos acarreados por el pie diabético, educación sobre los cuidados que debe seguir, el calzado que debe usar, las normas de higiene y en general la prevención y observación de sus extremidades para evitar la aparición de lesiones

Prevención del pie diabético

Si padece diabetes desde hace más de 10 años o si sus niveles de azúcar no se controlan bien – hemoglobina glicada superior a 7 -, realice una revisión anual para conocer su nivel de riesgo

¿Cómo cuidar sus pies?

Calzado

  • Los zapatos deben llevarse con calcetines, ya que evitan que el pie se deslice y lo protegen de roces
  • Los calcetines deben de ser de fibras naturales (algodón, lino o lana) sin costuras y que no aprieten
  • En caso de que utilice medias, no deben ser cortas y deben llevarse con las costuras hacia fuera
  • La mejor hora para comprarse un zapato es al final del día, ya que es en este momento cuando el pie está mas dilatado
  • A la hora de comprarse un calzado, no debe apretar ni estar muy suelto
  • La anchura interna del calzado debe ser igual al ancho del pie, sin que comprima los dedos
  • El calzado debe ser de piel flexible y suela gruesa que no permita un movimiento excesivo y que aísle el pie del suelo (evite los calzados de tipo “24 horas”)
  • Es recomendable que se adapte con cordones o con velcro, y que no tenga costuras en el interior
  • Es muy importante revisar el interior del calzado con la mano antes de ponérselo para detectar cualquier cuerpo extraño que pueda lesionar su piel

Hábitos higiénicos

  • Asegúrese de que la temperatura del agua no es excesiva
  • Utilice jabón neutro para que no dañe la piel
  • Seque cuidadosamente el pie, incluyendo entre los dedos
  • Utilice cremas hidratantes diariamente únicamente por la noche y sin aplicarlas entre los dedos
  • No utilice callicidas, están hechos con ácidos que queman la piel y producen heridas
  • No utilice cuchillas ni objetos cortantes para quitarse las durezas; esta labor debe realizarla el podólogo. Sus pies corren peligro en manos de personal no sanitario
  • El corte de uñas debe ser recto y con alicates; en caso de dificultad, acuda al podólogo
  • Elimine los picos de las uñas con una lima de cartón, nunca metálica
  • No ande descalzo en casa, en piscinas y en playas. Ya que corre el riesgo de dañarse el pie

Vigilancia

  • Es importante realizar una inspección diaria del pie para detectar precozmente cualquier alteración, en busca de posibles alteraciones
  • Debe estar atento ante: manchas en la piel, zonas inflamadas, roces, ampollas, heridas, etc… para avisar enseguida a su podólogo
  • Si se le quedan fríos los pies no utilice bolsas de agua caliente, mantas eléctricas, ni braseros para calentárselos. Puede que sus pies no diferencien bien la temperatura y puede llegar a quemarse
  • No utilice objetos que puedan dañar a sus pies y en caso de duda consulte siempre a un profesional de la salud

Puede que usted piense que estos consejos no tienen importancia pero el 50% de las amputaciones tienen su origen en el pie diabético

Recuerde

Si nunca le han explorado la circulación arterial y/o la sensibilidad, tiene callosidades, uñas engrosadas, deformidades en los dedos o heridas: póngase en manos de expertos en pie diabético y pida su cita en LEVEN Clínica del pie

Nuestros infoCómics sobre Pie diabético

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH